Autor: Rafael Sirera

Rafael Sirera es Catedrático de Biología Celular en el Departamento de Biotecnología de la Universitat Politècnica de València (UPV). Se licenció en Ciencias Biológicas con la especialidad de Bioquímica en la Universitat de València. Realizó la Tesis Doctoral en el programa de Bioquímica Clínica e Inmunología bajo la supervisión de los doctores Andrés González Molina y Elena Carmona en la Unidad de Inmunología Experimental del Centro de Investigación del Hospital Universitario La Fe de Valencia. Además tiene un Máster en Oncología Molecular por la European School of Oncology. Sus principales líneas de investigación traslacional han tratado sobre la implicación de las citocinas y de subpoblaciones linfocitarias en las inmunodeficiencias adquiridas, principalmente el sida y el papel que juegan ambos constituyentes del sistema inmunitario en la patología cardíaca, pulmonar y hepática. Posteriormente orientó su línea hacia las implicaciones del sistema inmunológico en la aparición, progresión y desarrollo de la neoangiogénesis de la enfermedad neoplásica y la posibilidad que se abre en el tratamiento de la misma con la inmunoterapia. También han sido un objetivo claro en su labor investigadora el desarrollo de tests que posibiliten el diagnóstico precoz y la búsqueda de marcadores pronóstico moleculares en muestras no invasivas o biopsia líquida. Una de sus líneas de investigación actuales analiza el papel de la microbiota de las mucosas en la respuesta a la inmunoterapia en cáncer.

NETosis

Hoy os voy a contar un nuevo mecanismo de actuación inmunológica que, curiosamente, obliga al suicidio masivo de los leucocitos y que, además de defendernos contra los microbios, lamentablemente, participa en la patología asociada a la covid: la NETosis de los neutrófilos.